fbpx

Descubre el origen de esta delicia culinaria

¿Quién creó la empanada?

Cuestión práctica

A falta de refrigeradoras en esos tiempos, se necesitaba conservar por más tiempo la comida, pues viajeros, peregrinos, comerciantes y pastores tenían que estar lejos de casa y debían alimentarse.

Por tal razón, se colocaba dentro de una masa el relleno, que bien podía ser de carne, pescado o quizás las sobras del guiso, para luego cocinarlo, y ¡asunto arreglado!

 

Video

Mira el video:

Este es Paco, el «mercadólogo del futuro» que vende empanadas en la playa mexicana de Acapulco.


Acompáñamos a recorrer el mundo empanadero


¡Empanadas! ¿Quién creó la empanada? ¿Cuál es el origen de la empanada?  Al provenir de diversas partes del mundo, resulta difícil adjudicar la autoría de la longeva empanada a una sola nación.

Empanada longeva

Y decimos longeva porque, para empezar, desde hace casi tres mil años existía una tradición egipcia que derivó en lo que Medio Oriente conocería como empanada.

De persas a griegos

De sangre conquistadora y mercantil, los persas ya conocían una comida similar a la empanada, siglos antes del nacimiento de Cristo, a la par de los griegos.

Los griegos eran famosos, entre otras cosas, por su fina y transparente masa filo que terminaron exportando desde la cuna de la civilización occidental.

Esta pasta griega hecha de harina común, aceite, sal y agua sería empleada en las cocinas de Medio Oriente, que volvió muy popular a la empanada.

Popular en Medio Oriente

Por aquellas épocas, los árabes preparaban las tradicionales empanadas “fatay” (o “esfigha”) con bulgur, que es un derivado del trigo, carne de cordero y las infaltables especias.

Las empanadas llegaron a ser tan importantes que el general árabe Táriq ibn Ziyad, por quien nombraron la península Gibraltar, no olvidaba llevar empanadas al campo de batalla, allá por el año 711.

libro de recetasDirecto a España

Es así que, durante la invasión musulmana a la península ibérica, los españoles adoptan la empanada en la Edad Media, como lo documenta el recetario de cocina “Llibre de Coch” de Ruperto de Nola impreso en el siglo XVI (1520).

La obra del llamado “mestre” Robert menciona empanadas rellenas de mariscos y pescados como la trucha, el congrio y el atún, y anguilas, éste último considerado un manjar por los antepasados.

No está demás decir que “Llibre de Coch” constituye uno de los primeros libros de cocina que existe en Europa y referencia obligada de la gastronomía catalana del periodo renacentista.

Para muchos, esta pasión por la empanada queda inmortalizada en el Pórtico de la gloria de la Catedral de Santiago de Compostela en Galicia, España. No por gusto dicen que en la tierra de los gallegos se empana todo lo comestible.

¿Cuál es nuestra siguiente parada? Descúbrelo la semana que viene. ¡Hasta el próximo blog, Paulistas lovers!