fbpx

Testimonio

La fuerza laboral de Empanadas Paulistas

Logro profesional

A los 21, Yolanda queda embarazada y, según confiesa, jamás tuvo temor en salir adelante. Prueba de ello es que hace dos años se tituló como técnica agropecuaria.

“Sacar mi título significa un logro en mi vida, como mujer y madre era algo que tenía pendiente”, se emociona la mamá de Nicole Oriana, de 17, Paola Libertad, de 15, y Key Guadalupe, de 11. Ellas son el amor de su vida.

Por cierto, antes de formar parte de la familia de Empanadas Paulistas, Yolanda solía vender menús a los trabajadores de una empresa de telefonía. Siempre le gustó cocinar y no para de picar, licuar, cocinar y remover mientras conversamos.


“Empanadas Paulistas es mi segundo hogar, disfruto mi trabajo y tengo un gran equipo conmigo”.


¿Sabías que la mitad de la población peruana son mujeres y que casi la mitad es parte de la Población Económicamente Activa (PEA)?

Es más, durante la última década el porcentaje de mujeres que trabaja aumentó en un 23.2%, fuerza laboral a la que pertenece Yolanda Gamarra, quien desde hace cuatro trabaja en el área de cocina de la planta de producción de Empanadas Paulistas.

Su segundo hogar

“Empanadas Paulistas es mi segundo hogar, disfruto mi trabajo y tengo un gran equipo conmigo. Doy lo mejor de mí”, asegura Yolanda mientras que, cuchillo en mano, prepara rápidamente los ingredientes para los rellenos de las empanadas. ¡Le encanta la cocina!

Mamá trabajadora

Para la chorrillana de 40 años, el día comienza a las cinco de la mañana. Prepara el desayuno (y almuerzo), entra a trabajar a las 7.30 y al regresar a casa pasa de dos a tres horas con sus tres hijas. La hora del dormir llega entre 9 a 10 de la noche.

“Ellas siempre están dispuestas a darme su apoyo y se sienten orgullosas de su mamá”. Yolanda añora ver a sus engreídas convertidas en «mujeres independientes y autosuficientes».

De raíces apurimeñas

Así como sus tres hijas, la motivación más grande para Yolanda son sus padres, Paulina Chirinos Alegría, de 67 años, y Mario Rubén Gamarra Sarmiento, de 72, de los que se siente muy orgullosa por ser personas “honestas y correctas”.

Yolanda, la quinta hija de la familia Gamarra, explica que sus progenitores aún viven en su natal Abancay (Apurímac) al igual que sus 10 hermanos. Los extraña, y sabe lo difícil que es vivir lejos de ellos.

Precisamente por ser un clan numeroso, Yolanda viajó a Lima a los 19 años para ayudarlos. “Mi madre se oponía a que trabaje porque pensaba que dejaría de estudiar, y mi padre siempre fue un hombre que supo sostener a su familia”, recuerda.

empanadas paulistas

Es hora de dejarla trabajar, previa foto a la cual accede tímidamente. Se va, agradecida por la conversa y la oportunidad de demostrar su cariño hacia Empanadas Paulistas. ¡Hasta el próximo blog, Paulistas lovers!