Parte I

La empanada viajera: Empanadas argentinas

Comida emblemática

Es que en la tierra de las parrillas, el buen vino, el mate y la pasión futbolera, las empanadas constituyen una comida emblemática, a tal punto que se consumen durante los festejos nacionales y Semana Santa.

Resulta tal la cultura empanadera en el pueblo argentino que en setiembre se realiza una fiesta nacional de empanadas en la provincia de Tucumán (Famaillá), así como un concurso de empanadas en julio, en su par de Salta.


Conoce la variedad de empanadas que se elaboran al sur del continente


Si estás en la tierra del tango y preguntas cuál es la mejor empanada argentina, será mejor que las pruebes todas. De lo contrario, podrías acabar en medio de un debate sin fin, como preguntar a un argentino ¿quién es mejor, Maradona o Messi?

¿Ya sabes adónde vamos? Pues, a recorrer varias provincias argentinas donde preparan esta delicia culinaria.

Empanadas tucumanas

Primera parada: Noroeste de Argentina, exactamente en la provincia de Tucumán, podemos encontrar las más típicas, las empanadas tucumanas al horno de barro con una masa de harina de trigo, agua y grasa vacuna (o grasa de pella), que se deja leudar.

Conocida por su concurrida Plaza de la Independencia, en Tucumán emplean como relleno el matambre (corte de carne vacuna sacado de entre el cuero y costillar), además de ingredientes como pimiento rojo, cebolla, ajos, comino y pimienta. Se estila echarle un chorrito de limón antes de cada mordida.

empanada tucumana

Empanadas bonaerenses

Representando el espíritu de los bonaerenses están las empanadas porteñas, cuyo tamaño es más grande en comparación al resto y en su relleno puede saborearse carne de vaca picada, huevo duro, laurel, pimiento verde, aceitunas, cebolla, cebolla china y ají molido. Van al horno o fritas.

Empanadas chaqueñas

Al norte hallamos también la provincia de Chaco, de clima semitropical y chacareras, donde las empanadas chaqueñas son las clásicas criollas con carne de res cortada a cuchillo, de tamaño mediano y se las cocina al horno o fritas. En la opción costera se las prepara con dorado, el pescado típico de la zona.

Como dije, hablar de las empanadas argentinas va para largo,  así que me adentro por ese caminito de Carlos Gardel y emprendo la retirada, mi buena muchachada. ¡Hasta el próximo blog, Paulistas lovers!