TODO SOBRE EMPANADAS

La empanada viajera: Empanada peruana

Empanadísimo Palma

Muy a su estilo, Ricardo Palma cuenta cómo uno de sus personajes de “No juegues con pólvora”, la gallarda arequipeña Carmencita Domínguez, compara a un galán suyo nada menos que con una empanada de yemas.

“Me gustas por lo desvergonzado como una empanada de yemas”, le dice al joven andaluz Pacorro, a quien termina por no corresponder amorosamente porque no le cayó en gracia al confesor de ésta, el fray Tiburcio. Vaya historia.


Tradiciones de una receta conocida desde tiempos del Virreinato


La empanada peruana. ¡Es increíble el recorrido que hace la empanada para llegar a nuestros paladares!

Popular en Medio Oriente, esta delicia gastronómica es traída por los conquistadores españoles a América y es así que empieza a deleitarnos desde los inicios del Virreinato.

 

Concurso navideño

Es más, para Navidad, el Virrey fungía de juez y premiaba a los mejores productores de empanadas de la llamada «Ciudad de los Reyes», luego de escuchar las “calendas” de los conventos de monjas.

Se dice también que en los claustros, el mismísimo Virrey probaba las afamadas “colaciones” en medio de un agasajo de dulces y panes, donde surge la empanada limeña afianzándose su tradicional receta con el transcurrir de los años.

empanadas paulistas

Palma y sus tradiciones

A esta cita cómo podía faltar el ilustre Ricardo Palma, quien en sus “Tradiciones peruanas” relata, por ejemplo, que al mediodía aparecía “el proveedor de empanaditas de picadillo” entre los vendedores ambulantes.

Festín familiar

También trae a la memoria aquel festín familiar tradicional donde se lucía la empanada, además de la sopa teóloga, la carapulcra y el pavo relleno.

O cuando menciona un local de Marcenaro en el que, a partir de las tres de la tarde, salían del horno “unas empanaditas y unos pastelillos deliciosos”.

Pues, con tanto relato sobre empanadas no resulta descabellado imaginar que el propio Palma haya sucumbido al placer de comerse alguna. ¡Hasta el próximo blog, Paulistas lovers!


¿Sabías que...?

La acogida de la empanada es tal en nuestra tierra que para el siglo XVII, el jesuita y lingüista italiano Ludovico Bertonio, pionero en el estudio de la lengua aymara, menciona a la empanada “Idem, vel impanato” en su obra “Vocabulario de la lengua aymara”.