single-post-featured-img

Category: Uncategorized

Cómo hacer empanada de alcachofa con champiñones

Cómo hacer empanada de alcachofa con champiñones

¿Recuerdas que en el blog 02 te enseñamos a preparar el relleno de nuestra emblemática empanada Rodizio? Ahora te traemos la receta del relleno de la empanada de alcachofa con champiñones, por lo que estamos seguros que no querrás perdértela.

empanada de alcachofa con champiñones

 

 

 

 

 

 

Paso a paso del relleno. Cómo hacer empanada de alcachofa con champiñones:

  • Cocina el zapallito y la alcachofa. Una vez sancochados, sácalos y ponlos a colar. Reservar.
  • En una sartén, coloca la mantequilla y agrega los champiñones. Incorpora el perejil picado y deja cocinar durante 10 minutos a fuego alto.
  • Añade el queso mozzarella y permite que se combine con los champiñones. Agrega la salsa blanca y mezcla.

4. Finalmente, incorpora el zapallito, la alcachofa, la sal y la crema de alcachofa mezclando todos los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea. Deja enfriar y ¡disfruta!El tip Paulistas:
Los champiñones deben estar muy frescos. Si los ves con una coloración marrón intensa, textura húmeda y tiene mal, no los compres.

La fuerza laboral de Empanadas Paulistas

La fuerza laboral de Empanadas Paulistas

¿Sabías que la mitad de la población peruana son mujeres y que casi la mitad es parte de la Población Económicamente Activa (PEA)?

Es más, durante la última década el porcentaje de mujeres que trabaja aumentó en un 23.2%, fuerza laboral a la que pertenece Yolanda Gamarra, quien desde hace cuatro trabaja en el área de cocina de la planta de producción de Empanadas Paulistas.

Su segundo hogar

“Empanadas Paulistas es mi segundo hogar, disfruto mi trabajo y tengo un gran equipo conmigo. Doy lo mejor de mí”, asegura Yolanda mientras que, cuchillo en mano, prepara rápidamente los ingredientes para los rellenos de las empanadas. ¡Le encanta la cocina!

Mamá trabajadora

Para la chorrillana de 40 años, el día comienza a las cinco de la mañana. Prepara el desayuno (y almuerzo), entra a trabajar a las 7.30 y al regresar a casa pasa de dos a tres horas con sus tres hijas. La hora del dormir llega entre 9 a 10 de la noche.

“Ellas siempre están dispuestas a darme su apoyo y se sienten orgullosas de su mamá”. Yolanda añora ver a sus engreídas convertidas en «mujeres independientes y autosuficientes».

De raíces apurimeñas

Así como sus tres hijas, la motivación más grande para Yolanda son sus padres, Paulina Chirinos Alegría, de 67 años, y Mario Rubén Gamarra Sarmiento, de 72, de los que se siente muy orgullosa por ser personas “honestas y correctas”.

Yolanda, la quinta hija de la familia Gamarra, explica que sus progenitores aún viven en su natal Abancay (Apurímac) al igual que sus 10 hermanos. Los extraña, y sabe lo difícil que es vivir lejos de ellos.

Precisamente por ser un clan numeroso, Yolanda viajó a Lima a los 19 años para ayudarlos. “Mi madre se oponía a que trabaje porque pensaba que dejaría de estudiar, y mi padre siempre fue un hombre que supo sostener a su familia”, recuerda.

empanadas paulistas

Es hora de dejarla trabajar, previa foto a la cual accede tímidamente. Se va, agradecida por la conversa y la oportunidad de demostrar su cariño hacia Empanadas Paulistas. ¡Hasta el próximo blog, Paulistas lovers!

 

La empanada viajera: Empanada peruana

La empanada viajera: Empanada peruana

La empanada peruana. ¡Es increíble el recorrido que hace la empanada para llegar a nuestros paladares!

Popular en Medio Oriente, esta delicia gastronómica es traída por los conquistadores españoles a América y es así que empieza a deleitarnos desde los inicios del Virreinato.

 

Concurso navideño

Es más, para Navidad, el Virrey fungía de juez y premiaba a los mejores productores de empanadas de la llamada «Ciudad de los Reyes», luego de escuchar las “calendas” de los conventos de monjas.

Se dice también que en los claustros, el mismísimo Virrey probaba las afamadas “colaciones” en medio de un agasajo de dulces y panes, donde surge la empanada limeña afianzándose su tradicional receta con el transcurrir de los años.

empanadas paulistas

Palma y sus tradiciones

A esta cita cómo podía faltar el ilustre Ricardo Palma, quien en sus “Tradiciones peruanas” relata, por ejemplo, que al mediodía aparecía “el proveedor de empanaditas de picadillo” entre los vendedores ambulantes.

Festín familiar

También trae a la memoria aquel festín familiar tradicional donde se lucía la empanada, además de la sopa teóloga, la carapulcra y el pavo relleno.

O cuando menciona un local de Marcenaro en el que, a partir de las tres de la tarde, salían del horno “unas empanaditas y unos pastelillos deliciosos”.

Pues, con tanto relato sobre empanadas no resulta descabellado imaginar que el propio Palma haya sucumbido al placer de comerse alguna. ¡Hasta el próximo blog, Paulistas lovers!

La empanada viajera: Empanadas árabes

La empanada viajera: Empanadas árabes

Cuando me preguntaba sobre el origen de la empanada en el anterior blog, les mencioné que en Medio Oriente ya la conocían como “fatay” (o “sfija”) y que luego ésta se haría famosa en todo el mundo.

¿Recuerdas en qué parte del mapamundi está Medio Oriente? La ONU lo define como la región situada al sudoeste de Asia y en cuanto al término, “Medio Oriente” provendría de los británicos (Middle East), allá por el siglo XIX.

Dicho esto, toma tu mochila imaginaria que hoy hablaré de las llamadas “empanadas árabes” que, como toda tradición, su receta ha ido pasando de generación en generación (gracias a los secretos de la abuela, ¡claro!), consagrando su fama fuera de Medio Oriente.

Cortesía el gourmet

Foto cortesía: El Gourmet. https://elgourmet.com/receta/fatay

Todo un clásico

Las famosas “empanadas árabes” son un clásico en esa región, pero también en otras partes del mundo. Es que la empanada no podía faltar en ninguna mesa egipcia, siria, libanesa, palestina, turca, iraquí, iraní, armenia y, por supuesto, griega.

¿Imagínate comer una de esas empanadas teniendo como fondo las pirámides de Egipto o el Partenón en Grecia? Es más, si las empanadas existían antes de Cristo, ¿crees impensable que Jesús haya probado una?

Variando ingredientes

Al principio, las “empanadas árabes” se preparaban con carne de cordero, bulgur (un derivado del trigo) y las infaltables especias, pero luego fueron variando los insumos de acuerdo a lo que cada región producía o tenía a su alcance.

Por ejemplo, los habitantes de la península ibérica (como en España) cambiaron la carne roja por los pescados y mariscos ya que estaban rodeados por el Mar Mediterráneo y el Océano Atlántico. En el caso de los griegos, utilizaron vegetales porque el pilar de su economía era la agricultura.

¿Te gustó saber de las famosas “empanadas árabes”? Pues nos esperan más viajes por el mundo de las empanadas. ¡Hasta el próximo blog, Paulistas lovers!

¿Quién creó la empanada?

¿Quién creó la empanada?

¡Empanadas! ¿Quién creó la empanada? ¿Cuál es el origen de la empanada?  Al provenir de diversas partes del mundo, resulta difícil adjudicar la autoría de la longeva empanada a una sola nación.

Empanada longeva

Y decimos longeva porque, para empezar, desde hace casi tres mil años existía una tradición egipcia que derivó en lo que Medio Oriente conocería como empanada.

De persas a griegos

De sangre conquistadora y mercantil, los persas ya conocían una comida similar a la empanada, siglos antes del nacimiento de Cristo, a la par de los griegos.

Los griegos eran famosos, entre otras cosas, por su fina y transparente masa filo que terminaron exportando desde la cuna de la civilización occidental.

Esta pasta griega hecha de harina común, aceite, sal y agua sería empleada en las cocinas de Medio Oriente, que volvió muy popular a la empanada.

Popular en Medio Oriente

Por aquellas épocas, los árabes preparaban las tradicionales empanadas “fatay” (o “esfigha”) con bulgur, que es un derivado del trigo, carne de cordero y las infaltables especias.

Las empanadas llegaron a ser tan importantes que el general árabe Táriq ibn Ziyad, por quien nombraron la península Gibraltar, no olvidaba llevar empanadas al campo de batalla, allá por el año 711.

libro de recetasDirecto a España

Es así que, durante la invasión musulmana a la península ibérica, los españoles adoptan la empanada en la Edad Media, como lo documenta el recetario de cocina “Llibre de Coch” de Ruperto de Nola impreso en el siglo XVI (1520).

La obra del llamado “mestre” Robert menciona empanadas rellenas de mariscos y pescados como la trucha, el congrio y el atún, y anguilas, éste último considerado un manjar por los antepasados.

No está demás decir que “Llibre de Coch” constituye uno de los primeros libros de cocina que existe en Europa y referencia obligada de la gastronomía catalana del periodo renacentista.

Para muchos, esta pasión por la empanada queda inmortalizada en el Pórtico de la gloria de la Catedral de Santiago de Compostela en Galicia, España. No por gusto dicen que en la tierra de los gallegos se empana todo lo comestible.

¿Cuál es nuestra siguiente parada? Descúbrelo la semana que viene. ¡Hasta el próximo blog, Paulistas lovers!

«Queremos ser la empanada peruana»

«Queremos ser la empanada peruana»

Inspirados en la cultura empanadera del sur de nuestro continente, hace 10 años Jorge Langschwager y Jaime Zagal apostaron por reinventar la tradicional empanada portando como bandera nuestra riqueza culinaria, en su deseo de conquistar el paladar del público peruano y llevar el estandarte de la empanada peruana.

De 50 a 3 mil empanadas diarias

Sin ser chefs o cocineros, este ingeniero civil y su amigo administrador de empresas han sido lo suficientemente perseverantes, optimistas y entusiastas para que su primer y pequeño local de la calle Chinchón en pleno corazón de San Isidro se transforme, una década después, en una cadena de 13 tiendas que brinda una variedad de 16 empanadas extremadamente rellenas acompañadas de 9 diversas salsas.

“Parece mentira que aquí fue nuestra primera tienda, aquí estaba la planta, aquí producíamos y vendíamos de 50 a 80 empanadas al día. Hoy, estamos al borde de las 2,500 a 3,000 empanadas diarias”, nos cuenta Jaime, quien al echar una mirada hacia atrás puede saborear los retos, las oportunidades y, por qué no decirlo, las dificultades afrontados en esta gran aventura empresarial.

Marcando la diferencia

Si bien la categoría de empanadas ya existía en nuestro mercado, ésta resultaba muy limitada en cuanto a sabores y a variedad, por lo que Empanadas Paulistas supo hacerse un lugar en la preferencia de la gente al ser una empresa 100% peruana que cuenta con una cadena de empanadas que se distinguen de las tradicionales debido a la diversidad de sabores, la combinación con las salsas, la calidad de los insumos que utilizan y la cantidad de relleno de cada empanada.

“Nuestras empanadas son totalmente rellenas y la cantidad de relleno es mucho mayor al que encuentras normalmente en el mercado peruano, aprovechando la riqueza gastronómica con sabores ya conocidos por los peruanos y, además, con una carta internacional”, precisa Jorge, su socio y amigo por más de dos décadas.

«Lo tomamos como un reto»

¿Qué significa para ustedes cumplir 10 años?

Jaime: Ha sido una aventura muy enriquecedora. No ha sido fácil. No somos chefs o cocineros, tampoco conocíamos mucho de este rubro, así que lo tomamos como un reto, y lo sigue siendo. Hemos avanzado un poco y nos falta un poco más, reforzando el posicionamiento de esta marca y haciendo de la empanada un producto diferente al que existía. Queremos seguir apostando por esto.

Ganas y entusiasmo

¿A qué se debe el éxito de Empanadas Paulistas?

Jorge: A la dedicación, cariño, empeño, tiempo, trabajo, y definitivamente apoyado por un equipo que ha complementado todas las ideas que Jaime y yo teníamos; y a ubicar el nicho de mercado que aquí no estaba desarrollado, a diferencia de los países vecinos.

 

¿Qué tan difícil ha sido emprender esta aventura empanadera?

Jaime: Ha sido una experiencia muy divertida conocer un poco de esta categoría tan en boga ahora, con tanta competencia, pero hemos sabido y podido mantenernos porque le dedicamos mucho tiempo, trabajo y cariño. Lo que no tenemos en conocimientos lo tenemos en ganas y entusiasmo por hacer las cosas bien.

 

Pero, ¿solo empanadas?

Jaime: De hecho sí, solo empanadas. Seguimos un poco tercos en eso hasta que haya una nueva variedad. Queremos ser el referente de las empanadas.

empanadas-paulistas-locales

Empezaron vendiendo de 50 a 80 empanadas diarias. Hoy, el mercado les exige hasta 3,000 por día.

 

 

Empanadas Paulistas ofrece una variedad de 16 rellenos y 9 salsas diversas. ¡Pruébalas ya!